martes, 15 de marzo de 2011

Selección de poemas de María Beatriz Ortíz (Maizú)

Enlaza con el artículo anterior.


CUADROS DE NIÑOS


Los niños iraquíes

asomados al cielo de vidrios quebrados,

con medio cuerpo afuera

del marco vacío

tratan de imaginar el horizonte.

Sus enormes ojos sólo ven

las brumas de un mundo soterrado y

a un herido que brama

desangrado en lágrimas.

Estos rostros ocultos

bajo una máscara violeta

fingen una sonrisa.

Los desechos vivos,

hilvanados en el plan de la muerte

tienden sus brazos

en busca de un refugio que no encuentran.

Acurrucados en un charco sin salida

se balancean

al ritmo del desamor.


__________________________________



UN PEQUEÑO ANARQUISTA



El más diagnosticado,

encerrado por contagio criminógeno

es un peligro público a los diez años.

Un amasijo de conspiraciones

sitúan en el submundo del delito

al pequeño anarquista

que dice cisarro en vez de cigarro,

que sueña con ser futbolista y

enfrenta la diferencia a fuerza de tropelías.

Sin un beso en la mejilla y

acechado

este paria al que nadie ve

asume taras nuevas en una esquina

donde su logo son las patadas y

el dedo del medio.

Su topografía aún no sabe adonde va.

Sentenciado a tres bocanadas diarias de Robotril,

alucina que su vida es otra.

_________________________________


HOMBRE DE LLUVIA



Alegrado de lluvia

vienes a mi encuentro.

Veo tus manos dibujadas

en el vidrio empañado,

una gota deslizándose,

hebras humedecidas que se enredan

en tu yema calurosa,

en la letra frágil

con que escribes mi nombre.

Arrastras la mirada,

un escalofrío me recorre.

Tratando de escuchar tu palabra

me escondo en inútiles asomos,

mi puerta está a punto de abrirse.

Cuantas lluvias han pasado

desde que tu voz

se encontró con mi oído

y tus ojos se acunaron entre mis pestañas.

Afuera, el frío,

el vapor de tu cuerpo

va tejiendo los hilos del aire

va tejiendo un territorio de entradas y salidas,

un desvanecer continuo de gotas

cayendo en la gran soledad.


__________________________________



ENFOQUE PONIENTE




Las siluetas borrosas de la luna

y las rachas de nubes suspiradas clarean los ventanales

de pestañas quietas,

mientras yace apenas despierto

el roce y el bostezo imperceptible

del sexo.

_________________________________


La Orilla - Primera Edición Febrero 2011
Registro de Propiedad Intelectual N° 200515
ISBN 978-956-345-167-2
Impreso en los talleres IGD Ltda.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias apreciada Lu, tu generosidad me conmueve . También quisiera que los lectores de estos poemas se motivaran a leer y/ó disfrutar la obra completa y me dieran alguna opinión.
MAIZÜ

Luisa García: dijo...

Para los que tienen la poesía incorporada un buen poema será siempre un incentivo para derivar en otra creación. Sin duda un verso leido es el principio poético de otra creación para quienes gustamos del pensamiento y la escritura poética.