jueves, 6 de abril de 2017

El arte de perder - Elizabeth Bishop


Elizabeth Bishop

Tres versiones de su poema


El arte de perder

El arte de perder no cuesta tanto
irlo aprendiendo (insisten las cosas
hasta tal punto en perderse, que el llanto
por ellas dura poco). Y el espanto
por perder algo cada día, rosas
que se deshojan, horas, llaves, cuanto
pueda ocurrírsele a uno, no es tanto.
Practica entonces perder más, y goza
el ritmo de la pérdida, su encanto:
pierde ciudades, nombres, y en Lepanto
pierde una mano, un destino, una moza:
nada de esto será para tanto.
Perdí el reloj de mi madre, y el manto
con que cubría mis hombros, la loza
en que tomaba el té, pero igual canto.
Perdí mi tierra, mi rumbo y aguanto
de lo más bien tanta pérdida. Es cosa
de acostumbrarse: no, no es para tanto.
Perderte a ti, por ejemplo, tu encanto
y tu cariño perder, dolorosa
prueba sería, pero nunca tanto
(aunque parezca condena espantosa).

Un arte

El arte de perder no es difícil adquirirlo.
Tantas cosas parecen empeñadas
en perderse, que su pérdida no es un desastre.
Pierde algo cada día. Acepta el tumulto
de llaves de puertas perdidas, la hora malgastada.
El arte de perder no es difícil adquirirlo.
Practica entonces perder más aún, y más rápido:
lugares, nombres, y el sitio al que se suponía
que viajarías. Nada de esto será un desastre.
Perdí el reloj de mi madre, y -¡mira!- la última, o
penúltima de tres casas que amaba se fue.
El arte de perder no es difícil adquirirlo.
Perdí dos ciudades, ambas adorables. Y, más ampliamente,
algunos sitios de los que era dueña, dos ríos, un continente.
Los echo de menos, pero no fue un desastre.
-Hasta al perderte a ti (la voz bromista, un gesto
de amor) no habré mentido. Es evidente que
el arte de perder no es demasiado difícil de adquirir
aunque parezca por momentos (¡Escríbelo!) un desastre.

Este arte de perder


No, no es difícil adquirir el arte de perder:
hay tantas cosas empeñadas en
perderse, que su pérdida no importa.
Pierde algo cada día, acepta el río
de llaves que se pierden, horas malgastadas.
No, no es difícil adquirir el arte de perder.
Practica entonces perder más, más rápido:
nombres, lugares, ¿para adónde ibas?
Ninguna de estas cosas es desastre.
Perdí el reloj de mi madre, y -fíjate- la última
o la penúltima casa querida que tuve.
No, no es difícil adquirir el arte de perder.
Perdí mis dos adoradas ciudades, e incluso
algunos sitios de los que era dueña, dos ríos, un continente.
Los echo de menos, pero no es un desastre.
-Incluso si te pierdo a ti (tu voz bromista, esos gestos
que adoro) no habré mentido. Es obvio
que el arte de perder no cuesta ni tanto adquirirlo
aunque por momentos parezca que (¡escríbelo!) sí es un desastre.


Elizabeth Bishop.  Worcester, Massachusetts, 8 de febrero de 1911 - Boston 6 de octubre de 1979. Poeta estadounidense,  distinguida como poetisa laureada de los Estados Unidos (1949-1950) y Premio Pulitzer de poesía en 1956.



jueves, 16 de marzo de 2017

ACUARELA - en sepia

Acuarela de Luisa García-Hernández

Acuarela realizada por Luisa García-Hernández


Acuarelas inspiradas en la obra fotográfica de Don Hong-Oai, artista chino nacido en Cantón en 1929. Aunque vivió gran parte de su vida en Vietnam y San Francisco. 

Sus planteamientos estéticos se encuentran próximos al pictorialismo al utilizar tonos sepia y abordar temas tradicionales chinos.
Murió en el año 2004.

ACUARELA - Paisaje

Acuarela - Pintura de Luisa García-Hernández

Una buena forma de ocupar el tiempo, pintar:  es  como viajar,  relajarse y crear.  Nada mejor para  disfrutar un momento,  y concentrarse, sólo en el trabajo que se está realizando. Pintar es un viaje sin fin, que proporciona recreación y grandes momentos con tu ser interior. 

jueves, 9 de febrero de 2017

TANKAS


Tanka: tipo de poesia tradicional japonesa anterior al Haiku.


https://roderick-maciver-arts.com/products/heron-in-grass-limited-edition-print



Duermo como las garzas
cargo el peso
de mis sueños
en una sola 
de mis largas piernas.

----------

Escalando la pendiente
del dolor
me volví eco de manos
su caligrafía se fue alargando
y pervirtiendo con los años.

----------


La garza alza el vuelo
parece un arcoiris
arcoiris y garza
son ahora
flotantes abanicos.

----------


Alto repica en mi  pecho
un pájaro que no veo,
solo al quedarme inmóvil
salta de pronto.

----------

Autora: MAIZÚ   (María Beatriz Ortíz) 

ZEN

Técnica japonesa Sumi e  Pintura de Luisa García-Hernández

Meditación Zen


Es una norma de reflexión que tiene como fin la ruptura de la conciencia, logrando así la iluminación instantánea. Se hace mediante la concentración en ciertos problemas enigmáticos, llamados Koan. Se le puede entender como un sistema de iluminación gradual, que consiste en ir deshaciendo paulatinamente los condicionamientos de la mente. Si bien se cree que tiene sus orígenes en India (al fin y al cabo, es una forma de budismo), se practica en buena parte de los países del lejano oriente.

Fuente: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-8804422