lunes, 23 de noviembre de 2009

ZURDO PUERTAS AFUERA - POESÍA DE DANTE CUADRA

Primer libro del poeta Dante Cuadra 
Un nuevo caso insólito en el escenario de la poesía


Prólogo de Jaime Valdivieso
(Fragmento)

Ya nada puede extrañarnos luego de que Arthur Rimbaud a los catorce años cambió la poesía de Europa, y de que el poeta como creador y la poesía como fenómeno estético es algo único y muchas veces inexplicable. Pero es igualmente inexplicable que un poeta completamente desconocido y pasado los cincuenta años, haya irrumpido como un caso sorprendente tanto para los primeros que leímos sus poemas, como para el propio autor que tampoco sabía nada antes de mostrar sus versos que, con mano maestra, acaparó la atención desde el primer momento de cuantos lo leímos o escuchamos.

Pero ¿quién es este Dante Cuadra, que se da el lujo de llamarse Dante? Nadie y todos como descubrió igualmente el poeta francés, nadie más que un luminoso desconocido alojado en él sin saberlo, y dice y ve cosas que la mayoría no ve y debe aceptar con igual sorpresa, y tal vez hasta se anticipe a dialogar con otros poetas dentro de cien años como el caso de nuestro Neruda a quien marcó el joven Rimbaud con sus versos de: “Solo con ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres”.

Leyendo estos poemas de Dante Cuadra no puedo dejar de recordar la reflexión de Nikos Kazantzakis en su libro fundamental, Carta al Greco, refiriéndose al arte y a su poder para volver lo efímero en algo permanente:

“El gran artista sabe mirar entre el flujo de la realidad diaria y registrar los símbolos eternos e imperecederos. Detrás de las actividades agitadas y frecuentemente inconsistentes de los hombres, distingue plenamente las grandes corrientes que pasan a llevar el alma humana. Toma los eventos y los reordena dentro de una atmósfera imperecedera. El gran artista considera la representación realista como una desfiguración y una caricatura de lo eterno”.

Nadie se sorprende hoy entonces de que la literatura y el arte sean un gran medio de conocimiento y testimonio histórico. Pero tratándose de la poesía hay un hecho adicional y no menos importante: el poema es un reflejo del alma que revela el pulso del espíritu de todo un país en un período determinado, un instrumento que podríamos llamar espiritómetro. Y esto último, aparte de su belleza y originalidad intrínsecas, lo que aparece desde los primeros poemas, junto con una inquietante ironía, en este libro titulado: Zurdo puertas afuera.

 
Quién más triste que yo


Quién más triste que yo

si no mírenme

mírenme el cuello

miren mi pelo

mírenme el país

y esta ceniza en la boca

triste y perpetua

como mancha antigua

en el cielo de la pieza


Quién más triste que yo

si no tú conmigo



Los caracoles no se detienen

Hace ya días

Siglos casi

Un torrente de caracoles callados

Trepa por los muros de mi casa

Y las flores

Azules

Se enredan en el aire

Caen y se apagan

Los gallos cantan de lejos

Adivinaciones y presagios

Cantan a toda hora

Con la impertinencia propia de los dioses

                          Indulgentes

Me levanto a la madrugada

Hace ya días

Siglos casi

Que todos los lugares son remotos

Me pregunto de qué color es el aroma

Del agua a punto de hervir

Y salgo a esperar otra noche

O alguna revolución ciega     no consignada

                             En el reloj

Los caracoles no se detienen



Nada le fue propicio


Nada le fue propicio

La bala esa que astilló sus pupilas

Ni las conjunciones astrales


Yo se que anduvo noviando

Con los ríos

Que son igual a trenes

                      Decía


Las piedras le lavaron la cara

Violentas

Mientras miraba

A la luna parir

Otras lunas

Sé que anduvo con los hijos

De los muertos

Y los días eran largos días de pobres

Como noches de pobres


Nada le fue propicio

Cuando quiso adivinar su suerte

Las líneas de la mano

Resbalaron entre sus dedos

Y el horror se le vino de golpe

                         Multiplicado

Las mujeres ciegas

Los hombres ciegos

Contentos de muerte ajena

Entonces

Aulló de solo

Por los siglos de los siglos

Hasta hoy



Dante Cuadra
Zurdo puertas afuera - 1° Edición
ISBN: 978-956-11-2081-5
Poesía chilena
Editorial Universitaria - 2009

6 comentarios:

Clau dijo...

Hola, Lu... qué alegría, que alegría que este trabajo será compartido y que otros tendrán la posibilidad de leer estos poemas...en cuanto leí tu blog partí a llamar al zurdo...

con el fin de difundir esta sorpresa y tb de manifestar la alegría de la noticia, me he permitido copiarte la información para ponerla en el blog... sé que no te molestará...

dante me comentó que el jueves hay una lectura en la biblioteca josé maría arguedas... a las 19:30 ahí leerá y aprovechará de presentar el libro...a ver si vas y nos vemos ahí.

te mando un abrazo gigante.
(he salido de la u así que podríamos decir que estoy de vuelta :) )

Luisa García dijo...

Hola Clau, me alegra que esta conversación se de por dos motivos tan importantes.

Primero, me alegra saber de ti y que has terminado tu período académico.

Segundo, finalmente ha visto la luz el libro de Dante, su poemario es de excelencia, me agrada que hayas llevado la información a tu blog, este feliz acontecimiento debe ser publicado y compartido en muchos lugares.

Te avisaré si voy a la lectura el el jueves.

Unn abrazo.

Luisa García dijo...

Otros poemas de Dante Cuadra ver en:

http://tinta-verde.espacioblog.com/post/2006/12/14/poemas-dante-cuadra

HOMERO dijo...

Estimada Luisa: Por tu medio he descubierto a este excelente poeta de tu tierra. Lo fresco se lee y se siente; sin perder la profundidad suficiente para echar raíces. Felicidades. Un abrazo. H.

Luisa García dijo...

Qué tal Homero.
Cierto, Dante Cuadra es un gran poeta. Distinto, preciso, tal vez irónico, que escribe desde sus observaciones de lo cotidiano y desde sus reflexiones más profundas.
Un abrazo.

Nelly García H. dijo...

Cada verso de Dante me estremece, es como si yo quisiera expresar lo que él dice de modo magistral.. una disculpa Dante por querer expresarme como tu, se que es casi una insolencia...

Hoy tengo tu libro en mis manos.. gran regalo de mi "viejita pascuera", que estoy segura voy a disfrutar al máximo.

Felicitaciones por esta publicación.. gracias Lu por traer parte de la obra de este maestro.

Nelly.